COMUNICADO (1º Octubre)

by RECTORÍA

A toda la Comunidad Universitaria

Mi agradecimiento sincero para cada uno de los voluntarios que han estado trabajando en el albergue y el centro de acopio abierto en nuestras instalaciones.

Gracias a los alumnos, docentes, administrativos, padres de familia, exalumnos y especialmente, a los empleados de servicio e intendencia que han dejado horas de esfuerzo y atención, de servicio solidario y trabajo desinteresado por ofrecer un momento de paz y tranquilidad a nuestros vecinos y personas que han sufrido las consecuencias de estas situaciones de nuestra madre naturaleza.

Agradecemos a aquellos que se han dado el tiempo y la oportunidad de responder el censo que se les ha enviado a través de su cuenta institucional para conocer la situación real de los miembros de nuestra comunidad educativa.

Siguiendo puntualmente las recomendaciones e indicaciones de las autoridades federales y del gobierno de la Ciudad de México  se ha mantenido la suspensión de labores escolares presenciales, en el entendido que la colonia del Mar donde se encuentran enclavadas las instalaciones de la Universidad y en general nuestra Delegación, lamentablemente, han sido zonas que sufrieron daños considerables.

En este sentido, los docentes de todos los niveles: bachillerato, licenciatura, maestría y doctorado se han puesto en contacto con sus alumnos a través de los correos institucionales para compartir actividades a realizar de tal forma que al retomar las actividades cotidianas, los ajustes a calendario y a los programas de estudio sean lo menos complicados posibles.

El retomar las actividades normales implicará aprovechar y aplicar todas las herramientas didácticas posibles, en ocasiones programando conferencias virtuales para temas específicos, otras veces habrá que realizar clases en otros momentos asignados, como vespertinos y/o matutinos e incluso en fines de semana y en otras ocasiones, bastar{a con realizar muy bien lo que hacemos cada día, aprovechando cada uno de los minutos de clase ya asignados, con todo ello podremos salir adelante, cumpliendo con los programas de estudio y con la preparación esperada para cada uno de los alumnos que asisten a nuestras aulas.

La supervisión y revisión exhaustiva de nuestras instalaciones la han realizados peritos en construcción y seguridad estructural, así como el personal de protección civil quienes han sugerido el arreglo y mantenimiento de afectaciones menos y propias del comportamiento de cualquier edificación, como son: arreglo de un registro de electricidad fuera de la cafetería, caída de recubrimiento en algunos salones de clase y de las cabeceras de los edificios, alguna lámpara que se desprendió de uno de sus extremos, la colocación de los adoquines en su lugar correspondiente en el estacionamiento. Asimismo han recomendado el señalizar la zona de emergencia en la explanada y la ruta de los estacionamientos a la explanada para la congregación de todos en caso de siniestro.

Es importante que nuestra vida no se vuelva una queja por aquello que nos toca vivir o afrontar sino que debemos de aceptar los compromisos, deberes y obligaciones que se van sumando aún más, frente a estas contingencias. Todos sabemos que aún hay mucho por hacer y realizar y que la etapa de reconstrucción llevará tiempo y deberá sumar esfuerzos de parte de todos.

En los comentarios expresados en el Censo que se ha respondido vía internet, se aprecia como una constante la preparación y atención a un nuevo evento de esta naturaleza – algo que no se puede preveer sino sólo prevenir – el temor a la pérdida de nuestros seres queridos especialmente a los más cercanos, a no recibir ayuda; a no hacer caso al plan de acción y prevención escolar y el programa de protección civil ante las emergencias. El mal estado de las vías de acceso y comunicación a nuestra Universidad es parte de las preocupaciones expresadas así como la forma en que esta suspensión impactará en el ámbito académico.

Dentro de las sugerencias que se han recibido en el Censo existe la preocupación de que se repongan las clases para no quedar con los temas inconclusos, si fuera necesario en tiempos adicionales; que los simulacros los debemos de tomar en serio y con situaciones reales: desmayos, fuga de gas, crisis nerviosas, lesionados para saber qué hacer y cómo hacerlo; que no dejemos de ayudar especialmente a nuestros vecinos de la Delegación Tláhuac.

De las acciones que podemos informar a toda la comunidad escolar son:

  • Una vez que se hayan normalizado las clases se tomarán las acciones de actualización del calendario escolar vigente.
  • La peregrinación de los colegios maristas a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe programada para el sábado 7 de octubre ha quedado suspendida y pospuesta hasta nuevo aviso.
  • El pago de las mensualidades a partir del evento y durante el mes de octubre se mantendrá el beneficio del pronto pago.

Como todos saben, está mantenida la restricción de actividades escolares aún en este momento para nuestra delegación Tláhuac.

Para iniciar actividades escolares se debe de contar con el dictamen estructural de escuela segura y tanto la Secretaría de Educación Pública como el Gobierno de la Ciudad de México deben de determinarlo en el momento oportuno. Una vez publicada nuestra Institución en la lista que publica diariamente la SEP reiniciaremos nuestras actividades.

Atentamente
Ser para Servir
L.A.E. ALEXANDRO ALDAPE BARRIOS
RECTOR