admisiones@umarista.edu.mx Whatsapp 55-5902-1612

COMUNICADO OFICIAL

Inicio >Comunidad Marista >COMUNICADO OFICIAL

Ciudad de México, 04 de mayo de 2020
COMUNICADO 10/COVID-19
19:00 horas

A toda la Comunidad Universitaria:

Reciban un cordial saludo en el inicio de esta nueva semana. El tiempo pasa y los días transcurren, en nuestro confinamiento vamos descubriendo que podemos ser presa de la angustia y ansiedad, nos agobia el miedo al contagio y nos preocupa estar encerrados… pero cambiemos la perspectiva, no estamos encerrados, no estamos confinados, nos estamos cuidando y protegiendo unos a otros.

Estamos a unos cuantos días de terminar este semestre atípico, inédito e inaudito. Quiero recordarles lo que hace dos años, cuando nuestra ciudad fue sorprendida por el sismo del 19S, les compartía:

Hoy el polvo nos ha caído un poco a todos
Cada uno ha recibido un poco de polvo
Ha tenido que sacudírselo
Ha tenido que ver a través de ese fino polvo que cae.

Después de más de dos años, ahora, no hay polvo; pero hemos tenido que usar mascarillas, cubrebocas…

Y nos hemos lavado las manos, hasta el cansancio.
Hemos escuchado sin cesar el “Quédate en casa”.
Aún sin hacer caso, creyendo en que no es cierto
Pensando en lo que dejamos de hacer.
Especulando en las posibilidades.
Sabiéndonos indefensos ante un enemigo invisible, microscópico y tremendamente destructor.
Que trae muerte, dolor, incertidumbre…
Que traerá una nueva forma de ser persona, de ser sociedad.
Que nos dibujará un nuevo orden mundial distinto al establecido.
Hemos tenido que cambiar la dieta, y la rutina…
Hemos tenido que cambiar la forma de dar clase y de asistir a clase.
Hemos tenido que permanecer en casa.
Hemos tenido que aprender a convivir en familia.
Nos hemos reconocido, reflexionado, rediseñado.
Éramos extranjeros y ahora somos personas.
Éramos desconocidos y ahora somos amigos.
Hoy podemos compartir.
Hoy nos hemos encontrado para convivir de una manera distinta pero igual de fraterna.
Hoy nos hemos preocupado y ocupado de tus ilusiones y tus miedos,
de aquello que nos aterroriza y nos anima
de aquello que soñábamos y aquello que detestamos.
Nos hemos descubierto.
Nos hemos vuelto amigos y hasta cómplices.
Nos hemos descubierto familia.
Y hemos descubierto un modo diferente de ser familia.

El mensaje de hoy quiere ser nuevamente de acompañamiento ante la incertidumbre y la nueva dinámica que hemos tenido que adoptar. Nos dejamos de ver presencialmente para cuidarnos y protegernos como comunidad.

Hemos tenido una buena experiencia de aprendizaje que nos han aportado recursos prácticos que nos han sido de utilidad: la programación de momentos para estar juntos como familia, los tiempos de recreación como seres humanos en crecimiento, las diversas maneras de celebrar cosas importantes, los espacios para ser compartidos.

Cuando no sabemos qué hacer con el tiempo compartido nos terminamos refugiando en la tecnología o inventando compromisos, o escaparemos de la invitación a la intimidad familiar por resultarnos incómoda. El hecho de haber creado una rutina propia debe de haber brindado una sana sensación de estabilidad y de seguridad y ello construye una serie de rituales cotidianos compartidos: ser solidarios con las tareas domésticas, hemos podido recuperar espacios que se habían perdido, encontrando espacios para romper con la rutina, dejándose sorprender juntos por los dones que han descubierto en el otro y porque han podido alimentar juntos el entusiasmo por vivir. Hemos podido celebrar y renovar la energía como actividad liberadora de la monotonía y que llena de color y esperanza la rutina diaria.

Hemos pensado que las estadísticas eran lejanas, frías, que quizás eran ciertas y verídicas pero ahora… lo sabemos que es cierto porque tienen nombre y apellido, porque conocemos a los enfermos, quizás tenemos la historia de algún familiar que es amigo, hermano, padre, familiar de alguien cercano a la familia…

Nuevamente es momento de agradecer a toda la comunidad, a los/as estudiantes, profesores y profesoras, administrativos, personal de mantenimiento, coordinadores, directivos… cada uno de ustedes ha puesto su talento y creatividad para abordar de la mejor manera esta situación que nos puso a todos en confrontación con nosotros mismos. A pesar de las tribulaciones que esta epidemia nos ha arrojado es momento de mirar con esperanza y optimismo hacia delante. La solidaridad compartida será nuestra mejor arma para afrontar lo que viene.

Tendremos, cuando todo esto pase, que enfrentar una nueva realidad; habremos de ser resilientes y disruptivos para abordar una nueva forma de ser universidad. Haciendo de nuestras limitaciones, oportunidades para mostrar nuestras potencialidades.

Nuevamente les agradecemos seguir muy atentos a la información oficial, tanto de las autoridades educativas y de salud, así como las que se vayan emitiendo por parte de la Universidad. Confiamos que la situación de emergencia sanitaria en su fase 3 no provoque en nosotros sino signos de esperanza y bienestar para todos nosotros.

FRATERNALMENTE
“Ser para Servir”
LAE. ALEXANDRO ALDAPE BARRIOS
RECTOR