Universidad Marista

A toda la comunidad universitaria:

Iniciar cualquier proyecto es una experiencia que nos lleva a plantearnos nuevas y variadas expectativas, considerando que se presentarán ciertos tipos de riesgo y también alguna incertidumbre. La realización de metas importantes en la vida de una persona como el hecho de llegar a un nuevo ambiente de trabajo, es, sin duda, un momento crítico: el miedo a lo desconocido, la alternativa del aprendizaje, la posibilidad de la vivencia en conflicto con el deber ser y la realidad sentidas son algunas de las consecuencias que se nos presentan.

No debemos olvidar que educar es, juntamente con la esperanza y la solidaridad, la globalización que nuestro mundo requiere con valor, con esfuerzo, con ilusión y con creatividad.

Recordemos que la educación es la práctica más poderosa para enaltecer la convivencia, la apertura, la generosidad y el compromiso colectivo.

Educamos para tener vida, para generar procesos, para desarrollar proyectos, para crecer en las cualidades y aptitudes, para ser en el hacer y concienciar contra lo que no es natural al ser humano, lo que lleva a su destrucción, desarrollemos lo fundamental del Ser Humano y trascendamos hasta el infinito.

La educación es un proceso continuo que implica la transformación de la conducta del ser humano y se manifiesta en cada uno de sus actos. La educación es un proceso inacabable de adquirir conocimientos y de ser un medio de crear relaciones entre los individuos enriqueciendo la experiencia de cada ser para enfrentar, desde su perspectiva individual pero complementaria, los retos y desafíos que se le presentan. La educación es aprender a aprender para ir confrontando e inventando soluciones a situaciones nuevas y vitales.

Al comenzar cualquier actividad es importante invocar a Aquel que todo lo puede para que derrame su bendición sobre cada uno de nosotros a lo largo de los días de la actividad que emprendemos. Poner en manos de Dios aquello que iniciamos, con los temores y esperanzas, las alegrías y tristezas, las expectativas y realidades, son sin duda oportunidades de descubrir en nosotros mismos una nueva forma de ver las cosas.

Carta completa
CHAMPAGNAT