Sound of Metal: una verdadera película de inclusión.

En la  industria del cine, la inclusión social y cultural ha sido un trasfondo de cambio para el pensamiento de las sociedades globales. Hollywood ha sido capaz de construir cientos de films con distinto  valor moral, ético y políticamente correcto a lo largo de los años, algo que ha venido despertando el pensamiento anti conservador de algunos sectores sociales. 

 

Hemos visto el retrato fílmico de miles de historias sobre ciertos aspectos que han  sucedido a lo largo de la historia y que nos permite empatizar y solidarizar un poco más acerca de los acontecimientos que han marcado a este planeta y su diversidad. 

 

Películas que reflejan el aterrador genocidio de los judios por el poder tiránico de los Nazis; la esclavitud injustificada de la personas de color; racismo, descriminación hacia personas con distintos gustos de género; empoderamiento femenino; padeciminetos psicológicos y mentales, etc. Cintas que nos han permitido racionalizar y comprender un poco las situaciones que pretendían dar el paralelismo de todo lo que ha acontecido. 

 

Pero, nos detenemos un poco en lo que la inclusión nos permite que seamos más humanos con nuestros semejantes, empezando con todas las personas que viven diferente a nosotros.  Que la vida no les permitió vivir con “normalidad” como lo haces tú o yo en este momento. 

 

Imagina que tu carrera, tu sustento, depende casi por completo de uno de tus cinco sentidos, el cual empiezas a perder. ¿Te sientas a llorar? ¿Buscas superarte? ¿Qué harías? De eso se trata Sound of Metal: Sonido del Metal.

Ruben (Riz Ahmed), es un baterista de punk-metal que comienza a experimentar una pérdida auditiva intermitente, donde no hay más solución más que 2 cosas: el adaptarse a su nueva realidad o una operación de cócleas.  

La película nos muestra a un hombre que se ve obligado a elegir entre aceptar su nueva realidad, o intentar regresar a la vieja normalidad. Y él está desesperado por volver a la normalidad. Algo con lo que muchos nos podemos identificar hoy en día mientras vivimos durante una pandemia.

La constante de este film, es el factor de la pérdida y de un duelo con el que no puedes lidiar. La discapacidad auditiva, el perder todo lo que habías construido y sentirte solo. 

Esta película es considerada una verdadera película inclusiva por el sonido de la aceptación, tanto a nosotros mismos como a nuestros semejantes que presentan la discapacidad auditiva. Sobre el valor de seguir adelante sin importar lo que reste o lo que sume en nuestras vidas. De aceptarnos en la realidad que nos  toque y de aceptar a nuestro prójimo e incluirlos como una misma sociedad sin argumentos. 

Nuestra calidad como institución educativa es poder crear nuevos vínculos y manejos a nuestro semejantes de vida. En nuestros Grupos Especiales Maristas (GEM) impulsamos el valor de cada vida, sin importar lo auténticos que sean. 

Este film puedes encontrarlo en la plataforma de Amazon Prime Video.

Fomentar el emprendimiento en los jóvenes

Un emprendedor es una persona con creatividad, capacidad de adaptarse al cambio, pasión, flexibilidad, y sin miedo de arriesgarse a hacer cosas nuevas.

Fomentar el emprendimiento en los adolescentes no solo se trata de enseñarles a montar un negocio, sino de dotarlos de las herramientas para desarrollarse en un mundo altamente competitivo. Existen pisos de soporte que posibilitan el desarrollo de la creatividad y el espíritu emprendedor. Por ello, antes de todo, hay que enseñarles a nuestros hijos a manejar sus propios recursos, trabajar en equipo, a ser líderes, tener confianza en sí mismo y desarrollar su inteligencia emocional. Luego vendrá el entrenamiento en habilidades gerenciales y financieras.

Lograr una vida más sustentable con unos pequeños cambios

Incorporar hábitos sustentables a tu vida cotidiana, además de ser beneficioso para el medio ambiente, ayuda a tu economía y tu salud. Es importante concientizar a nuestros hijos en importante necesidad de incorporar hábitos sustentables dentro de su día a día.  Con sólo algunos pequeños cambios de costumbres podemos aportar al ahorro energético, reducir los residuos y el plástico, promover las economías locales, hacer ejercicio y comer más sano.